Benm

Disponible uniquement sur Etudier
  • Pages : 6 (1439 mots )
  • Téléchargement(s) : 0
  • Publié le : 18 février 2010
Lire le document complet
Aperçu du document
A Luis Grass Rodríguez, nadie puede hacerle un cuento sobre las 90 millas de mar que separan su país del sur de Florida. Tampoco del drama cubano de las familias divididas, ni de la pérdida de la fe; menos aún de la mentira y los espejismos que jalonan el viaje La Habana-Miami. A sus 35 años ha vivido muy de cerca las grandes crisis migratorias que han sacudido la isla: en 1980, el éxodo de125.000 cubanos por el puerto del Mariel, desde donde partió rumbo a Estados Unidos su tía Eugenia, hermana gemela de su madre; la avalancha de 35.000 balseros, 14 años después, cuando zarparon de su vida no pocos conocidos, y el último naufragio, éste personal, a bordo de un viejo camión Chevrolet 1951 que la necesidad y su ingenio transformaron en vehículo anfibio.
Cuando, en julio del año pasado,el Servicio de Guardacostas de Estados Unidos difundió las imágenes del Chevy de Luis, con ruedas y una hélice acoplada, navegando a cinco nudos en el estrecho de Florida, la gente no daba crédito. Numerosos cubanos se han largado de su país en balsas de corcho inventadas, pero nunca se había visto en alta mar un artefacto semejante. Y él pensó que precisamente por ello, en caso de serinterceptado por barcos patrulleros norteamericanos, no sería repatriado.
Pero no fue así. El 17 de julio de 2003, exactamente 31 horas después de lanzarse al mar por la playa de Boca Ciega, Luis; su esposa, Isora, y el hijo de ambos, Ángel Luis, de cuatro años, eran "rescatados" por un guardacostas de EE UU. En el Chevrolet viajaban nueve personas más, todos familiares y vecinos del barrio habanero delDiezmero, donde nació Grass. Impotentes, los 12 contemplaron cómo el camión era hundido a cañonazos por el guardacostas, y días después regresaron rotos a sus casas.
Repatriación obligatoria
Según las leyes de EE UU, los balseros interceptados en el mar deben ser repatriados, pero aquellos que pisan tierra pueden quedarse y obtener al año la residencia. El día de su deportación, funcionariosnorteamericanos explicaron a los camionautas que podían intentar una tercera vía, la de realizar los trámites legales para obtener un visado de emigrante.
Así lo hicieron. Y dos meses después, sí señor, tuvieron respuesta: negativa en todos los casos, excepto en el de Luis y un vecino, que fueron convocados a la Sección de Intereses de EE UU en La Habana. Allí, sin comprometerse a nada, un vicecónsullos citó para una segunda entrevista el próximo mes de abril. Pero Luis Grass decidió no esperar. Junto a sus amigos Marcial Basanta y Rafaelito, dueño de un Buick 1959, y sus respectivas familias -11 personas en total-, se tiraron de nuevo al mar la semana pasada tras convertir el automóvil en una espectacular fueraborda.
"Si éste fuera un país normal, yo nunca me iría. Pero aquí no te dejanprogresar económicamente y encima quieren controlarte, convertirte en un robot", me dijo Luis en su casa de la calle del Pañuelo poco después de ser repatriado. Lo aclaró cien veces: "No soy político. Odio la política, de un lado y del otro". Sus palabras sonaban muy sinceras.
Hay historias personales que por su intensidad y simbolismo son más reveladoras de una realidad o de un país que un ensayolleno de datos y opiniones autorizadas. La de Luis Grass es, sin duda, una de ellas... "Mi padre sigue siendo fidelista. Antes de 1959 trabajaba en un garaje, pero siempre apoyó la revolución. Peleó en Playa Girón , hizo la limpia del Escambray y militó en el Partido Comunista".
Su madre, Pilar Rodríguez, crió cinco hijos, Luis el menor de ellos. "Estaba muy unida a su tía, siempre la llamó 'mimedia naranja'. Por eso, cuando su marido, que fue preso político, decidió marcharse por el Mariel con la familia, para mi mamá fue un golpe muy duro".
En la calle del Pañuelo y en otros lugares del Diezmero, Grass está considerado como un héroe. Durante los días que se realizó esta entrevista, en su casa, el pasado mes de diciembre -ya Luis preparaba en secreto el Buick-balsa-, sus vecinos no...
tracking img