Un invento sin futuro

Disponible uniquement sur Etudier
  • Pages : 3 (611 mots )
  • Téléchargement(s) : 0
  • Publié le : 10 mai 2010
Lire le document complet
Aperçu du document
A nosotros, los vecinos de enfrente, la mujer de Baltasar nos invitaba de vez en
cuando a su casa a ver la televisión. Estaba en una sala pequeña, con una ventana que daba a
la calle. Mi hermana yyo nos sentábamos en el suelo, delante del aparato, hechuzados1, pero
los mayores nos decían que nos echáramos hacia atrás, que el brillo de la pantalla nos haría
daño a los ojos, que nosquemaríamos vivos si de pronto estallaba. Mi padre, siempre
reservado, perfería no unirse a nosotros. Se quedaba en casa escuchandi la radio, o se iba a
acostar muy pronto, porque madrugaba siempre mucho parair al mercado. Decía que aquel
invento no tenía ningún porvenir: quién iba a conformarse con aquella pantalla tan pequeña,
con las imágenes confusas en blanco y negro, cuando era tan hermosa lalona2 tensa y blanca
de los cines de verano, tan vibrantes los colores en ella, el cielo immenso de las películas del
Oeste, el color de esmeralda de las aventuras de piratas, los rojos de las capas ylos oros de los
cascos de los centuriones en las películas de romanos en tecnicolor. Pero mi madre, mi
hermana, mis abuelos y yo, cruzábamos los pocos pasos que nos separaban de la casa de
Baltasarcomo si fuéramos a asistir a una fiesta o a un espectáculo de magia, tomábamos
asiento y esperábamos a que el televisor, después de encendido, “se fuera calentando”.
Cuando las imágenes ya se veíanbien definidas Baltasar ordenaba con su voz grave y pastosa,
“apagad la luz”.
Veíamos películas, veíamos concursos, veíamos noticiarios, veíamos anuncios,
veíamos transmisiones de la santa misa,veíamos partidos de fútbol y corridas de toris,
veíamos series de detectives que hablaban siempre con un extraño acento que era vagamente
sudamericano, pero que para nosotros era, sin más, la manera dehablar de los personajes de
las películas y de las series. Pero viéramos lo que viéramos los adultos no se callaban nunca.
Respondían a las buenas tardes de las locutoras y a las buenas noches...
tracking img