Le masque baudelaire

Disponible uniquement sur Etudier
  • Pages : 26 (6258 mots )
  • Téléchargement(s) : 0
  • Publié le : 11 avril 2011
Lire le document complet
Aperçu du document
A. García Bellido: El Arte Romano, C.S.I.C. Madrid, 1972, reed. 1990.

INTRODUCCION

Este epígrafe debiera ir precedido y cerrado por el doble signo de la interrogación. Porque, ¿qué es, rigurosamente hablando, este arte que llamamos romano? Trasladando la pregunta a su propia raíz, cabe también comenzar con esta otra interrogación: ¿Hubo, en verdad, un arteespecíficamente romano diverso y distinto del griego, como lo fue éste del egipcio o del mesopotámico? El solo enunciado de estos problemas evoca al punto los varios juicios y las distintas opiniones que desde Winckelmann hasta hoy, pasando por Wickhoff, Strzygowski y Riegl, se han emitido sobre este problema, por resolver de un modo para todos convincente. Entrando en el fondo de la cuestión, formulemosesta otra pregunta que parece pudiera ser definitiva: ¿Se hubiese producido el arte que llamamos romano sin el antecedente necesario del griego? La respuesta evidente es un no rotundo. Pero esta negación no permite deducir forzosamente que el arte romano, aunque con el precedente obligado e inevitable del griego, no haya podido ser un arte independiente en si mismo por el modo que el Renacimiento,inconcebible sin el anticipo del arte clásico, pudo ser -y fue- un arte totalmente distinto de aquél. Conviene además advertir que el problema no consiste en determinar las dosis de arte griego discernibles en el romano, sino si éste logró crear formas y conceptos específicamente romanos, diversos y distintos de los existentes en la Hélade; es más, diversos y distintos de los que en igualescircunstancias hubiese podido crear el arte griego de la Hélade. Cualquiera que sea la posición que se adopte para enfocar y solucionar el problema, habrán de tenerse siempre en cuenta dos factores esenciales, sin cuyo justiprecio sería inútil buscar la clave. Y son: que el arte romano se produce cronológicamente después del griego y que espacialmente se desenvuelve en áreas muy distintas que aquél. Nocoinciden, en consecuencia, ni en tiempo ni en lugar. Por tanto, las divergencias posibles pudieran ser en casos debidas no a la aparición de un nuevo sujeto creador de conceptos o formas puramente romanas, sino a variaciones achacables a cambios de tiempo y lugar, sin que ello implique correlativamente un cambio de protagonista artístico. Es decir, que cabe pensar que el arte romano no es sinoel griego produciéndose en otro tiempo y en otro lugar. ¿Es justo este punto de vista?
Para entrar en la cuestión por un lado de fácil acceso, plantémonos primeramente dentro de los límites espaciales y temporales del arte de Roma y hagamos de todas sus manifestaciones dos grupos: uno, el de las artes figurativas y ornamentales (Escultura, Pintura, etc.), y otro, el de la Arquitectura.Consideremos primeramente el último, la Arquitectura.
Es ésta una manifestación artística de raíz estrictamente utilitaria, de origen eminentemente práctico. Como reflejo fidelísimo que es del ambiente social, político y económico del pueblo que la crea, la Arquitectura es una manifestación espontánea y natural y por eso mismo no es exportable ni importable. Cada pueblo, cada cultura, tiene su modoespecial, genuino, propio, de concebir y ejecutar los edificios de que ha de valerse o servirse. El destino histórico de Roma dio a ésta ocasión propicia para crear pronto un Estado imperial, una organización militar para salvaguardarlo, un Derecho para regirlo, una Historia que registrase sus hechos y una Arquitectura que subviniese, que ocurriese a las nuevas necesidades. Los antecedentes griegosinvocables jugaron poco papel en la aparición de estas instituciones. Los romanos hubieron de crearlas por sí mismos. Veamos más de cerca el caso de la Arquitectura.
Simplificando el problema, contrapongamos en parangón el templo griego -máxima expresión constructiva de los helenos- a las grandes obras arquitectónicas romanas levantadas con arcos y bóvedas, desde el Tabularium (§ 21) hasta...
tracking img